César, Jesucristo y los genios del Renacimiento

La historia entrelaza de César Borgia y Leonardo Da Vinci está plagada de mitos y leyendas. Esta entrada va a estar plagada de todas ellos, ¡Aviso a navegantes!. Pero, ¿acaso no nos atrae a todos el mito y la leyenda? No nos mintamos, nadie se enamora sin un poco de imaginación, fabula y leyenda. Así que, allá vamos.

A principios del siglo XVI, se dice que se encuentran Leonardo y Cesare en tierras italianas. Da Vinci aún era un artista como muchos otros, no gozaba de tanta fama y prestigio. Venía de servir a Ludovico Sforza, “El Moro”, pero éste había sido capturado y aprisionado por el rey de Francia, Luis XII. Por lo tanto, necesitaba a toda costa, encontrar un nuevo mecenas que le solucionara sus problemas de subsistencia. Así pues, se dirigió presto a presentar sus servicios ante Cesare Borgia, quién no dudo ni por un momento, contratar sus servicios. ¿Acaso era un enamorado del arte nuestro belicoso personaje? Podría serlo, pero no le contrató con miras al amor artístico. Ni mucho menos. Le contrató para crear armas, defensas, y todo lo que pudiera solucionarle el plantel en el campo de batalla. César no se lo pensó dos veces en contratarlo como arquitecto e ingeniero general. Para él realizó notables obras como el proyecto del canal de Cesena a Porto Cesenatico o el plano de Imola, y no dudó en aportar su ingenio para mejorar la eficacia militar del duque Valentino, diseñando catapultas y plataformas inclinadas con las que acceder de manera más eficiente a los bastidores sitiados¹ . Pero la construcción de fortalezas y armas de asedio no eran precisamente la pasión de Leonardo, y fueron creando un “creciente desasosiego en un Da Vinci cada vez más pacifista y desencantado con la crueldad del ser humano. Ya no quería formar parte de todo aquello. Él quería pintar, diseñar máquinas voladoras y ser un científico, no crear máquinas que sembrasen la muerte².” A esta etapa pertenece su obra La batalla de Anghiari, en la que los soldados  luchan incansablemente por obtener el gonfalone o estandarte, símbolo de la ciudad de Florencia. La escena refleja el pensamiento del artista fundado en una visión pesimista del hombre, que debe luchar para vencer a sus propios miedos. Aquí vemos la copia que realizó Rubens del mismo fresco:

Peter_Paul_Ruben's_copy_of_the_lost_Battle_of_Anghiari

Pero, ¿porqué incluyo a Jesucristo en el título de la entrada? Bueno, allá vamos con una de las teorías más propagadas por el mundo de las redes. Y es nada menos que la que sostiene que la representación a día de hoy de Jesucristo, está inspirada en la figura de César Borgia. Se dice que Rodrigo Borgia, siendo ya Alejandro VI, buscó establecer una imagen de Cristo más atractiva al público, con una figura europeizada y blanca, completamente diferente a la “real” por su origen, pues debería ser un hombre de tez oscura y un claro fenotipo hebreo. Así, se dice también que buscó que esta imagen fuera la de su robusto y atractivo hijo, Cesare. Así, tanto Leonardo Da Vinci como Miguel Angel Buonarotti buscaron llevar a cabo representaciones de César, que pudieran engañar al gran público haciéndolo pasar por Jesucristo³. Así por ejemplo, en la obra “Salvator Mundi” de Da Vinci, podemos ver cierto parecido con César Borgia, en su pelo, estructura facial, y su bello facial.

SalvatorMundiDaVinci_DominiPublico_121017

De esta forma, se establece el prototipo o modelo que se seguiría para representarse a Jesús en todo tipo de arte, con estos rasgos europeos, ese pelo y ese vello facial, aunque entre diferentes representaciones difieran ciertos detalles.

¿Qué opináis? ¿Teorías absurdas? ¿Demasiado rebuscado? Podría llegar a ser verosímil, pero a día de hoy, a tal cantidad de teorías y conspiraciones, que cuesta creer otra más.

 

Fuentes:

  1. http://carolbjca.blogspot.com.es/2009/08/leonardo-da-vinci-al-servicio-de-cesar.html
  2. http://www.jotdown.es/2014/12/las-vidas-cruzadas-de-da-vinci-maquiavelo-y-cesar-borgia/
  3. http://es.globedia.com/borgia-leonardo-vinci-origen-imagen-jesus-falso-cristo

*Aclaración: En la imagen destacada, se compara el Salvator Mundi de Leonardo Da Vinci con la típica representación de César Borgia del artista Altobello Melone.

Publicado por

Vicente Carbonell

¡Hola! Soy Vicente Carbonell Antolinos, estudiante de Historia en la Universidad de Murcia. ¡Me apasiona la Edad Media! Compagino el estudio con mis otras dos pasiones; soy bajista en Staring Into The Woods y jugador de baloncesto en Molina de Segura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s